jueves, 3 de octubre de 2013

Los migrantes mexicanos como agentes de cambio

Sin duda alguna en mas de una ocasión hemos escuchado de los efectos negativos de la migración, de los riesgos a los que se enfrentan nuestros connacionales al buscar el “sueño americano”, de la familia que dejan, entre otros; sin embargo, aunque todo lo anterior es cierto, también podemos verlo desde otra perspectiva.

Nuestros migrantes son agentes de cambio para nuestro país, nuestra sociedad y cultura, de gran impacto económico, político y social ya que a través del envió de remesas no solo son el sustento, la mayoría de las veces, de sus familias sino que también contribuyen con el desarrollo de sus comunidades de origen, a través de “Programas como el 3X1 para Migrantes”, es que se logra la remodelación y en su caso construcción de calles, escuelas, etc; sin dejar de lado la importante entrada de divisas que genera para México.

Aunque lo anterior es el lado bueno, existe otra perspectiva de la cual casi no se habla y es que nuestros connacionales en el exterior, no por el hecho de radicar fuera de su país, dejan de ser mexicanos, ni se dejan de preocupar por sus familias, por el contrario de lo que algunos piensan, no hay mayor añoranza para ellos que poder participar activamente en su País.

Los migrantes son personas que no se conformaron con el status quo que en sus lugares de origen les estuvo determinado, sino que buscaron superarse, salir de los paradigmas establecidos y buscar oportunidades para poder tener una mejor calidad de vida. Además son fuerza motriz en cualquier lugar en el que llegan, contribuyen al desarrollo de la industria, agricultura y construcción principalmente, pero indudablemente generan no solo un crecimiento económico por la mano de obra que representan, sino también un desarrollo económico impresionante.

Por ello, el hecho de encontrarse fuera de su país de origen, no los ha llevado a perder su identidad nacional, ni los lazos que los unen con sus familias y raíces; y muestra de ello es que año con año en las festividades lugareñas, santos o fiestas religiosas y vacaciones, hay una gran afluencia de ellos hacia nuestro país; son el puente perfecto para lograr una integración cultural y económica.

Pero no la idea de cultura de moda que todos tenemos, sino aquella cultura que enriquece a otro país, cambia la forma de pensar, de un multiculturalismo, de un cruce de fronteras. Es a través de la participación e inclusión de nuestros migrantes que podemos lograr una integración que beneficie a nuestro país y se rompan fronteras porque los migrantes tienen mucho que aportar no solo allá, sino aquí también.

Nuestros migrantes son pieza importante en ambos países pero es necesario que tomemos los diferentes escenarios en nuestras manos para crear oportunidades de desarrollo que beneficien a nuestros connacionales en el extranjero y a nuestro país.


Comentarios

Blog: rafavonraesfeldporras.blogspot.mx

Twitter: @rafavon

Mail: rafavon@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada