lunes, 2 de diciembre de 2013

Visas de tránsito una alternativa a la invisibilidad migrante

La transmigración en nuestro país cobra cada vez más importancia derivado de las diversas realidades y perspectivas que viven los y las familias de los migrantes y desde las cuales se puede abordar, tales como Derechos Humanos, seguridad, ordenamientos jurídicos, etc. La importancia y urgencia de atenderla es por la gran cantidad de migrantes que día con día se internan a nuestro país por la frontera sur.

Y es que según datos del INM (2010) se internan a nuestro país aproximadamente 120 mil migrantes provenientes de Honduras, Guatemala y El Salvador principalmente, sin embargo cabe mencionar esos datos son más conservadores y cuando intervienen las asociaciones civiles, la cifra aumenta a 400 mil. Derivado del panorama actual cabe hacer la pregunta: ¿Cuáles son los retos que debe enfrentar México en la atención integral a los miles de centroamericanos que de forma irregular se internan en nuestro país? Sin duda las respuestas serian tantas como aristas tiene la Migración, pero en primer lugar se ve la necesidad de tener un sistema de información eficaz y preciso en otras palabras, una base de datos que le permita saber al Estado Mexicano, quien es garante de hacer guardar las diferentes leyes y Tratados Internacionales que permiten la protección de los Derechos Humanos de cualquier persona que transite o se interne por su territorio; el poder tener un control informativo sobre los migrantes que se internan en la frontera sur, saber cuál es su situación y particularidades de su migración, edad, sexo entre otros datos para poder atenderle, ya que no es la misma asistencia que requiere un menor no acompañado a una persona que tiene alguna discapacidad, etc.

Además si bien la migración es inherente al ser humano y es totalmente aparte del tema de los carteles delictivos, es de vital importancia tener un control sobre los flujos migratorios para poder ofrecer seguridad a los migrantes y a nuestro país. Con eso nos referimos a que los migrantes al ser “invisibles” corren el doble de riesgo para ser captados por el crimen organizado y además, por la vulnerabilidad en la que se encuentran, puedan de alguna forma estar al servicio de estos bajo alguna extorsión y puedan de alguna forma violentar las leyes internas de nuestro país siendo violatorios de la seguridad nacional.

En segundo lugar y toda vez que se tenga una base de información veraz en trabajo de corresponsabilidad con los países centroamericanos potencialmente expulsores, se debe contemplar la creación de la figura jurídica “visa de tránsito” la cual permita brindarle una identificación a los migrantes que transitan por nuestro país, en aras de brindar mayor seguridad y de cierta forma impedir la corrupción que se da a raíz de la condición de irregular con la que la mayoría se interna.

En este sentido en la Ley de Migración en su Artículo 3, fracción XXXI, nos define a la Visa como: “la autorización que se otorga en una oficina consular que evidencia la acreditación de los requisitos para obtener una condición de estancia en el país y que se expresa mediante un documento que se imprime, adhiere o adjunta a un pasaporte u otro documento… La visa autoriza al extranjero para presentarse a un lugar destinado al tránsito internacional de personas y solicitar, según el tipo de visado su estancia, siempre que se reúnan los demás requisitos para el ingreso.”

Sin embargo aunque no es requisito tener el estatus “regular” para los migrantes que se encuentran en territorio nacional para poder acceder a servicios como educación, salud, contraer matrimonio y se prima la unión familiar, se otorga con mucha más facilidad las visas humanitarias así como la calidad de asilo o refugiado político, aun no se contempla las visas de tránsito. Al respecto tenemos que se cuenta con los siguientes tipos de Visas: visitante sin permiso para realizar actividades remuneradas; con permiso para realizar actividades remuneradas, de visitante; residencia temporal; residente temporal estudiante y de residencia permanente.

La idea sería contar con la Visa de Tránsito que permita responder a la difícil realidad que miles de migrantes enfrentan en nuestro país, atenderlos de forma integral, disminuir los riesgos que enfrentan al cruzar de manera irregular y la vulnerabilidad en la que se encuentran al no tener documentación. Es necesario responder a las realidades que la migración trae consigo día con día atendiéndola desde una visión global con acciones regionales que marquen la diferencia en el continente americano.


Comentarios

Twitter: @rafavon

Blog: rafavonraesfeldporras.blogspot.mx

Mail: rafavon@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada