lunes, 1 de julio de 2013

¿Fin de los Paraísos Fiscales?

Recientemente, derivado de la celebración de la reunión del G8 hemos escuchado hablar mas sobre los paraísos fiscales y de las buenas intenciones, mas que compromisos, de los diversos Estados que integran el grupo mas influyente a nivel mundial, sobre la necesidad de acabar con estos paraísos a los cuales pocos tienen acceso y que concentran gran cantidad de recursos monetarios; así como de la necesidad de mayor transparencia, de "jalarle las orejas" a las transnacionales para que paguen impuestos, entre otros.

Sin embargo, los paraísos fiscales no son nada nuevo, su existencia es mas bien un secreto a voces y son los propios gobiernos quienes los respaldan, protegen y auspician. Pero... ¿y esto que tiene que ver con los ciudadanos y que impacto tiene en la sociedad?

Mucho. El hecho de que existan los paraísos fiscales significa que se mueven grandes cantidades de dinero a nivel mundial, sobre las cuales no se sabe su procedencia, su destino, su uso. Además los dueños de esas grandes fortunas no pagan impuestos, hay evasión fiscal-tributaria, lo cual repercute directamente en los Estados y en los ciudadanos.

Al respecto hay que tener claro en que consiste un paraíso fiscal. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), estos son algunos factores clave con los que se puede determinar si una jurisdicción es un paraíso fiscal:

· Ausencia de impuestos o impuestos meramente nominales para las rentas generadas por las actividades económicas.

· Carencia de intercambio efectivo de información en base a una legislación y a unas prácticas administrativas que permiten a las empresas y a los particulares beneficiarse de normas basadas en el secreto frente a la fiscalización de las autoridades, que impiden el intercambio de información de sus contribuyentes con otros países.

· La falta de transparencia en la aplicación de las normas administrativas o legislativas.

· Falta o ineficiencia de los tratados de cooperación judicial entre los estados.

· Cobertura legal para emplear muchas fórmulas con las cuales poder reducir la carga fiscal tanto de personas físicas como jurídicas como los Holdings, sociedades fiduciarias, etc.

Debido a la falta de transparencia, de normas de prohibición y de que no se puede revelar quienes son las personas u organizaciones dueños del dinero y su procedencia, un paraíso fiscal sirve para el lavado de dinero, alienta al narcotráfico, delincuencia organizada, terrorismo, compra y venta de armas ilegales, guerras y/o guerrillas, etc., ya que no se puede rastrear ni se sabe de su existencia.

Esto también responde a la falta de compromisos entre los Estados, el no brindar información, proteger a sus clientes, un gran círculo vicioso. Aquí podemos mencionar algunos de los países que la OCDE tiene catalogados como paraísos fiscales: Andorra, Chipre, Antigua y Barbuda, Antillas Neerlandesas, Bahamas, Bahrein, Belice, Islas Vírgenes, Panamá, Lichtenstein, Luxemburgo, las Bahamas, Islas caimanes, Dominica, Islas Turcas y Caicos Islas Vírgenes Británicas, Mónaco, Montserrat, Gibraltar, Granad, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucia, Trinidad y Tobago, Islas Cook, Fiji por mencionar algunas y aunque no se mencionan también están Suiza y Estados Unidos de América.

Una vez mencionado esto, en la reunión del G8, los Estados Miembros hicieron énfasis en la necesidad de crear mecanismos necesarios para acabar con los paraísos fiscales y que exista el intercambio de información en materia fiscal, interés mostrado por México (al asistir como invitado a la Reunión) y compartido con Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido.

Otro tema importante en relación a las empresas transnacionales, es acabar con las empresas fantasmas, así como evitar que oculten sus actividades y de esta forma eviten pagar impuestos, que haya intercambio de información y que aquellas empresas que se encuentren en países pobres no exploten a sus trabajadores, no destruyan recursos naturales, porque lejos de crear un crecimiento y desarrollo económico, empobrecen mas a la región pobre.

Al final, el pago de impuestos de las grandes transnacionales, el flujo de información y la Cooperación Internacional son necesarios para crear bienestar en los Estados y en la sociedad, ya que al contar con información, es posible evitar el desvío de recursos, se combate a la corrupción, el fomento a la transparencia y el pago de impuestos se traduce en bienestar para la sociedad, ya que el recurso que está en los paraísos fiscales es equivalente al 13% del PIB Mundial, esto es entre 5 y 7 billones de dólares, según la OCDE y el FMI informa que un cuarto de la riqueza mundial esta concentrada aquí.

Ese capital daría mayor fluidez económica, se evitaría la especulación y crisis financiera, se generaría un bien social, empresas social y económicamente responsables, menos corrupción, cierto control que ofrecería seguridad a nivel internacional, y que eventualmente abre la posibilidad de un mundo más equitativo, solidario y subsidiario que respete y promueva la dignidad de toda persona humana, sin importar origen o raza.

Comentarios:

Twitter: @rafavon

Mail: rafavon@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada